RSS

A veces olvidamos que el problema del ozono sigue ahí

01 Abr

ozono

El problema persiste y día a día sigue aumentando el daño de la capa de ozono

El ozono es esencial para la vida en nuestro planeta. A pesar de que su declive se ha detenido en los últimos años, muchos confunden este proceso con una recuperación real. Cálculos optimistas proyectan una resolución del problema hacia el 2050, lo que para científicos como la Dra. Susana Agustí del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA), de Mallorca, es aún dudoso, porque la composición de la atmósfera ha cambiado y se siguen emitiendo otros gases.

La investigadora lideró un equipo que tuvo la inédita tarea de estudiar los efectos del aumento de la Radiación Ultravioleta -aquella de la que debería protegernos la capa de ozono- sobre los ecosistemas marinos de las aguas australes chilenas y antárticas, a bordo del Crucero Científico Humboldt 2009, organizado por LINC GLOBAL.

Poblaciones de peces diezmadas, disminución de la producción de plancton y serios impactos sobre la biodiversidad es lo que se proyecta a la hora de hablar sobre los efectos de la Radiación Ultravioleta en los ecosistemas marinos. Consecuencias del cambio global que no han sido estudiados en Chile, y que formaron parte de la bitácora científica de la campaña Humboldt 2009 y que contó con el apoyo del Programa EXPLORA de CONCIYT.

El ozono filtra la radiación UV, protege la superficie de los océanos y la tierra, y permite la vida. No es una acumulación de materia sino un proceso de constante formación. En los setenta se descubrió que había otros gases que interactúan con el ozono, destruyéndolo, como los gases que se usan en la industria refrigerante o de uso doméstico en aerosoles, como el óxido nitroso (NOx).

“Se predijo que, producto de la emisión de estos gases, el ozono podría verse afectado entre un 20 y 50 por ciento. Después de años de que el sector industrial responsable de la mayor cantidad de emisiones ridiculizara esta afirmación, en los ochenta se descubrió el agujero de ozono en la Antártica”, explica la científica.

Fruto de un acuerdo logrado en 1985, que implicó la reducción de la emisión de dichos gases, a finales de los 90 se consiguió parar el declive de la concentración de ozono, pero los niveles quedaron bajos, por lo que no ha habido mejoras. El agujero sigue siendo superior al tamaño de Norteamérica. ¿Por qué no se recupera? Por un lado los gases que lo han dañado son de larga vida, por lo que permanecerán por casi un siglo.

“Al disminuir la capa de ozono aumenta la Radiación Ultravioleta Tipo B que llega hacia la Tierra, lo que tiene diversos impactos negativos, que dependen de las dosis recibidas y de la respectiva resistencia que cada organismo tenga a la Radiación Ultravioleta”, dijo la investigadora a EXPLORA.

Las dosis dependen de la altitud, latitud, la época del año, presencia de nubes, tipo de superficie, la hora del día. A pesar de la carencia de datos históricos, se estima que en el Hemisferio Norte ha aumentado en un 3 a 7 por ciento la exposición de Radiación Ultravioleta; un 9 por ciento, en Chile, Argentina y Australia, y hasta un 15 por ciento, en la Península Antártica.

Recientemente, la NASA elaboró una simulación sobre un mundo sin ozono, proyectando que hubiera sucedido sin la prohibición de la emisión de los cloroflurocarbonos (CFC) y otros químicos en la década ochenta. Según la predicción, hacia el año 2065, habría desaparecido casi dos tercios de la Capa de Ozono y en ciudades como Washington, Madrid o Puerto Montt la radiación ultravioleta sería lo suficientemente fuerte como para causar quemaduras de Sol en sólo cinco minutos.

Para la Dra. Agustí no es casualidad, entonces, que en algunos países, como Chile, las autoridades informen a la población de los riesgos de la exposición a la Radiación Ultravioleta, mediante la creación de índices de fácil reconocimiento, como el semáforo UV y ya sea habitual que dicha información sea publicada en diarios, noticieros de televisión y otros medios de comunicación masiva, aunque considera que en otros lugares del planeta los mensajes son erróneos.

“Se han dado mensajes muy optimistas, en el Hemisferio Norte la gente piensa que ya se ha acabado el problema, cuando en realidad no se ha recuperado. Por lo menos, en el Hemisferio Sur hay campañas, y hay conciencia de la necesidad de protegerse, por ejemplo, usando lentes de Sol con protección UV, evitar la exposición al Sol a determinadas horas, lo que no se ve tanto en el Norte”, advierte la Dra. Agustí.

¿Por qué el agujero de ozono se forma en la Antártica y en el Ártico?
El aislamiento de la Antártica y su gradiente de temperatura se transforma en una barrera que permite que su atmósfera se aísle, perdiendo contacto con el resto del planeta. En el invierno no se forma ozono, sólo se destruye. Como el ozono es un proceso constante, en verano se equilibra la ecuación y el agujero tiende a decaer, por lo que es eminentemente estacional.

En el Ártico, la situación es menos dramática, ya que por su ubicación geográfica no tiene aislamiento, aunque sí existe la gradiente de temperatura, lo que a veces provoca el aislamiento de la atmósfera, aunque en mucha menor medida que la Antártica.

Proyecciones de daños hacia el ecosistema marino

La contaminación de la atmósfera causó el deterioro de la capa de ozono y esto produjo el aumento de la Radiación Ultravioleta. Posteriormente, se detuvo el declive del proceso de formación de ozono, pero igualmente quedó en niveles muy bajos. Y la verdad es que existe poca confianza en su recuperación.

A nivel de ecosistema marino, existe dificultad en la predicción y en la evaluación, por la falta de información. Por un lado, tenemos las interacciones predador-presa, donde la presa produce filtros para la radiación que pueden ser tóxicos para el predador. En sistemas costeros, donde tenemos más datos, se mencionan las influencias de aportes que afectan la transparencia del agua, como partículas, hielo y materia orgánica disuelta. En definitiva, se espera que tenga un impacto sobre ecosistemas acuáticos, diezmando poblaciones de peces y otros, inhibiendo la producción de plancton y afectando la biodiversidad.

 
Deja un comentario

Publicado por en abril 1, 2009 en Noticias

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: