RSS

Cambiar el curso de la historia

24 Feb

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

¿Qué sucedería si de repente tuviéramos el poder de cambiar el curso de la historia, y aún más allá, tener la magia de poder cambiar los acontecimientos? ¿Cómo nos gustaría que sucedieran? pues, ésta es una historia real.

Cuento: “El don de crear”

Hace mucho tiempo, un hombre campesino que aún podía imaginar y soñar, escuchó que una de sus hijas más pequeñas le pedía que le narrara un cuento para ir a la cama.

Como el buen padre amoroso que era, la tomó en sus brazos y comenzó a narrarle una historia que con el tiempo se haría realidad; ya que cerca, en el bosque, había un genio que se había perdido, escondido en unos de los leños que el partió en la mañana, y éste en agradecimiento decidió concederle lo que su corazón anhelase con más fervor.

Este genio era invisible y solo su hijita lo pudo divisar antes de dormirse, y lo miraba de cerca, escuchando atento el cuento narrado a su hija.

El campesino comenzó así:

Erase una vez una familia muy pobre, a la que un día, tocó la suerte su puerta, pues una señora que era novelista, le ofreció dinero a cambio de  quedarse unos días en su casa, para conocer el campo y la vida de ahí, ya que ella escribía un libro acerca de la vida del campo.

Como buen anfitrión, la recibió afable y pensó que un dinerito extra  no le vendría mal, lo conversó con su señora y ambos estuvieron de acuerdo, ya que atravesaban por una crisis económica, y la situación en el campo estaba difícil.

Después de esa noche las cosas comenzaron a cambiar: ya que el genio que lo escuchó atentamente dijo: “tus deseos son órdenes” y el genio desapareció por el bosque.

Transcurrieron dos semanas desde la narración del cuento a su hija, cuando un día lo llama el dueño de las tierras en que trabajaba.

Era para pedirle un favor. El campesino dijo: “Lo que usted me pida, estará bien para mí, ya que con mi señora le estamos muy agradecidos por habernos dado hogar y trabajo en sus tierras”

Entonces el dueño de las tierras le dijo: Tengo una sobrina que escribe, ella ha publicado varios libros y ahora desea escribir sobre la vida del campo, su trabajo vida y familia, etc. Me preguntaba si ustedes podrían servirle de modelos para que ella pueda inspirarse.

El campesino tuvo muy buena voluntad y le ofreció su casa para hospedarse, que con mucho gusto le arreglaba un cuarto, así estaría más cerca de ellos y podría escribir mejor su libro, además en el campo lo que menos falta es el alimento, por las siembras.

El dueño de las tierras llamó enseguida a su sobrina para  decirle que estaba todo arreglado.

Pasaron tres días de esa última conversación con su jefe, sin saber noticia alguna de lo que se había acordado, cuando de repente en un día ordinario de trabajo, aparece una carreta con chofer,  y en su interior una señorita, sonriendo y bajando del coche y dirigiéndose a él, mientras el chofer, bajaba dos maletas grandes y un bolso de mano.

i-¿Es usted el señor Dallan Smith?. El quitándose el sombrero la saludó como todo un caballero: -¡El mismo que viste y calza, es un placer, señorita!, disculpe- ¿Con quién tengo el gusto?.

-¡Mi tío Emiliano, me llamó y me dijo que me podía hospedar en su casa por un tiempo, para poder hacer mi trabajo literario, pretendo escribir un libro con la vida del campo!-

En ese instante, se acuerda el campesino lo que se había acordado con su jefe.

-¡Así es, permítame por favor!, mientras toma sus maletas, le dice: ¡Entremos a la casa, para que sepa donde se va a hospedar, mi señora le tiene preparado un cuarto, no es de gran lujo, pero al menos está habitable.

La señorita le sonrió y le dijo: ¡Qué amable es usted, me tío me había hablado de esa característica suya y yo quiero retribuirle con algo para los gastos.

Ahí el campesino sin siquiera pensar en ello, estaba recibiendo un buen dinero por parte de la señorita por el hospedaje y pensión en su casa.

-¡Le estoy agradecida por haberme recibido en su hogar y permitirme trabajar en mi libro, mensualmente le pagaré conforme esta cantidad, por los gastos y la pensión! ¿Está bien?_

En realidad, su tío no me mencionó nada de esto, del arriendo por el cuarto, era un favor, pero de todas maneras servirá para un mayor bienestar para nosotros mismos_

– En realidad tampoco lo conversó conmigo, este es asunto mío, que quiera pagarle, yo soy muy agradecida de la gente que me recibe con buena voluntad, y usted se nota que es un buen hombre_

Con ese dinero, el campesino ayudó a su familia a surgir. Más tarde descubrió que todo lo  sucedido fue porque él lo había deseado. Y tal como dijo el genio, sus deseos fueron órdenes.

Cuando llegó la hora de partir la joven le dejó una copia de su trabajo y sonriente se despidió.

En ese instante, su hijita que estaba en los brazos vio al genio del cuento en el sitio del chofer del carruaje. Entonces exclamó: ¡Papá, genio, papá genio!!!

Mientras alzaban las manos se despedían ambos, pero ellos no vieron al genio, solo a la dama y al chofer.

En la tarde de ese día, cuando su hija dormía el campesino y su esposa deciden leer el libro, y se sorprenden al ver estas líneas, que era la introducción de la obra:

¿Qué sucedería si pudiéramos cambiar el curso de la historia? Somos dueños de nuestro propio destino. Cualquier cosa que conciba la mente humana, el universo te lo concederá, si además, somos creativos,  la magia de cambiar nuestras vidas será totalmente original:

Un cantante puede lograrlo haciendo una canción de como le gustaría realmente que fueran las cosas, a un pintor le bastaría con cambiar la realidad por una de su agrado: personas que comparten entre sí, generosas y afables con el prójimo. Esos cuadros, los pone a la vista y todos los días se deleita mirándolos y por arte de magia, su pintura se plasma en realidad.

Un compositor crearía una bella melodía sobre lo hermoso de estar enamorado y amar con sinceridad, una bella melodía que hable del amor y le atraerá eso, que más desea.

No importa lo descabellado e imposible que parezca tu deseo, lo importante es que lo deseas con tanto afán y es lo que más te importa y deseas lograr, pues, ¡créelo! y dalo por hecho.

Yo soy escritora y  creo a través de la palabra escrita. A ti ¿Qué te gustaría cambiar de tu vida?, no hables de todo lo malo que te sucede, óbvialo,  ignóralo por completo, deja de lado lo que no quieres, aunque exista ahora, en lugar de eso, usa tu proceso creativo, usa el patrón que más te acomode para trabajar y !hazlo!.

Te darás cuenta que es divertido. No hay imposibles, no hay límites. El universo es infinito y tus deseos son órdenes, convirtámonos en el  anhelo de nuestra propia existencia. Crea tu propio perfil como en un página web, pero en la vida real, Tu Vida.

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 24, 2009 en El consejero

 

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: